CUADERNO DE APUNTES

SOBRE LA PINTURA Y LAS COSAS

 

FERNANDO ZOBEL

Sevilla 1974

galeria Juana Mordo, Madrid 1974.

 

2

 

 

 

 

 

El arte en un pueblo religioso produce relí­quias: en un pueblo guerrero, trofeos; en un pueblo burgués, artículos de Comercio.

 

HENRY FUSELI,

Aphorísms.  1798.

 

 

 

 

 

Aunque la pintura no sea más que una arte­sanía. tiene el poder creador del mismo univer­so. Esto no lo comprende cualquiera. El mismo espíritu que crea la vida en el universo es el que impulsa a la creación  de un cuadro.  Los cuadros de  verdad son infinitos, igual que la vida es infinita. Surgen del espíritu y compar­ten sus características.

 

SHEN TSUNG-CH'IEN.

El arte da pintar  1781

 

 

 

 

 

La pintura es un modo de funcionar total y apasionadamente en un mundo que abarca mu­chísimo mas que la pintura.

 

ROBERT RAUSCHENBERG

 

 

 

 

 

... ese estado de condensación de sensaciones que constituye un cuadro.

 

HENRI MATISSE.

Notes d'un peintre, 1908

 

 

 

 

Su señoría me dice que me ponga a pintar y que no me preocupe de tanta cosa. Yo me veo obligado a contestarle que se pinta con los sesos y no con las manos.

 

MICHELANGELO BUONARROTTI.

Correspondencia..

 

 

 

 

La pintura es un gran misterio. Nadie ha logrado pintar bien del todo. Nadie ha conseguido ver del todo.

 

ROBERT HENRI

The Art Spirit.

 

 

 

 

 

Podrás llegar a hacer todo lo que quieras.

Lo difícil es querer hacer algo.

 

ROBERT HENRI

conferencia de Philadelphia. 1901

 

 

 

 

 

Nadie es capaz de ver las cosas como son si antes no sabe cómo deben ser.

 

JONATHAN RICHARDSON.

The Theory of Pa¡nting. 1715

 

 

 

 

 

Teniendo ochenta y seis años lngres se dis­ponía a copiar un detalle del Giotto. Alguien preguntó que por qué lo hacía, e lngres contes­tó:  Para aprender.

 

BOYER D’AGEN

 

 

 

 

 

El arte de ver es algo que se aprende, igual que se aprende a descifrar  jeroglíficos egipcios.

 

JOHN  CONSTABLE

su conferencia en Hampstead, 1836

 

 

 

 

Hay que tener algo que decir  -si no, más vale colgar los pinceles. No serás pintor de ver­dad si no amas la pintura por encima de todo, y no es bastante saber lo que haces:  tiene que emocionarte.

 

En arte la brevedad es a la vez necesaria y elegante...

 

En las formas busca la luz más intensa y la sombra más profunda; lo demás es fácil, poca cosa. Ejercita tu memoria; la naturaleza se Ii­mita a indicar.

 

EDOUARD MANET

carta al joven G. Jeannot, 1882

 

 

 

 

 

...me he encontrado: mejor dicho, he encon­trado mi persona artística, repasando mis pri­meras obras. No suelen mentir. Allí encontré algo que siempre era lo mismo y que, al prin­cipio, tomé por monotonía y repetición. Era la huella de mi persona que se presentaba fiel­mente, sin hacer caso del estado de ánimo del momento.

 

                               ***

 

Algunos protestan que un pintor ya podía de­cir otras cosas; que yo no suelto más que perogrulladas. Contesto que no existen nuevas ver­dades. La misión del artista, igual que la del erudito, es la de profundizar en verdades cono­cidas por él y por todo el mundo. Hay que volver a estudiarlas con ojos limpios y llegar a comprender sus más oscuros significados.

 

HENRI MATISSE

 

 

 

 

 

... finalmente, tengo que decirte que como pintor me voy aclarando poco a poco ante la naturaleza, pero que, como siempre, el realizar mis sensaciones me resulta muy difícil. No con­sigo llegar a la intensidad que se ofrece a mis sentidos. No dispongo de la riqueza de color que anima la naturaleza. Aquí, al borde del río, los temas son infinitos; el mismo punto visto desde ángulos distintos invita a estudios tan variados e interesantes que creo que podría trabajar meses enteros sin cambiar de sitio, Ii­mitándome a inclinarme un poquito a la derecha, un poquito a la izquierda...

 

PAUL CEZANNE

en una carta a su hijo. Agosto 1906

 

 

 

 

 

 

Vamos a suponer que el hombre apareció hace millón y medio de años. La fecha exacta no la sabremos nunca. Y ahora vamos a com­parar la historia de la humanidad con un año de calendario; un año en el que cada  día  equi­vale a cuatro mil años de historia.

 

Dentro de este esquema  nuestros antepa­sados Homo habilis aparecen en el primer día de enero. Homo habilis anda erguido y emplea los más primitivos artefactos. Caza en grupo, pero probablemente no habla como nosotros, aunque utiliza algún método rudimentario de comunicación. La expresión verbal que conoce­mos evoluciona lentamente durante los primeros tres meses de nuestro  “año”. EI hombre progresa esporádicamente y con dificultad; el fuego le sirve primero de protección contra el frío y las fieras; mucho más tarde lo emplea para cocinar. Poco a poco se van perfeccionando los utensilios de piedra y se estudia la ciencia de la caza. Lentamente se va formando y concentrando el cerebro que conocemos. Nues­tro  “Verano” nace y muere: dos terceras par­tes de nuestro  Otoño  han transcurrido cuando, finalmente, hacia el primero de noviembre, aparece el hombre neandertal. Las primeras In­dicaciones de creencia religiosa las hallamos en los yacimientos de los últimos neandertaloi­des: corresponden al 17 de diciembre en nues­tro esquema.

 

Cuando llegamos al 24 de diciembre de nuestro año hipotético, todas las formas primi­tivas del hombre han desaparecido, absorbidas o aniquiladas por el  moderno  y progresivo cromañón. La agricultura se inicia a mediados del 28 de diciembre y toda nuestra era históri­ca -nuestros breves seis a diez mil años do­cumentados-  se refugian en los dos últimos días de nuestro “año”. Sócrates, Platón y Aris­tóteles nacieron sobre las nueve de la mañana del 31 de diciembre; Jesucristo al mediodía, y Cristóbal Colón a las nueve y media de la tar­de. La última hora del 31 de diciembre; la últi­ma hora de la última noche del  “año”, contiene todo nuestro siglo pasado y el presente.

 

R. T. FRANCOEUR,

próIogo a  “La aparición del hombre”, de Pierre Teilherd de Char­din.

 

 

 

al jun2001